Wilson Piñones, insigne jugador de Deportes Copiapó y su paso a Unión La Calera: “Querían que siguiera pero bajo las mismas condiciones”

Compártelo con tus redes y amigos:

El mediocampista, que defendió al “León” de Atacama por 12 años tendrá su primer desafío en otro club nacional, vistiendo los colores de los cementeros. Asegura que salió por la puerta ancha aunque reconoce que le hubiese gustado que se la jugaran más por su permanencia.

En el fútbol moderno, es complejo encontrar jugadores que permanezcan en una misma institución por un periodo prolongado de tiempo. Las grúas se mueven, todos buscan mejores perspectivas de desarrollo y la identificación en ese sentido, suele ser menor a la de décadas pasadas. El amor a la camiseta – romanticismo le llaman algunos – está pasado de moda.

Por eso el caso de Wilson Piñones resulta tan llamativo. Casi como un “bicho raro,” el volante estuvo 12 años en Deportes Copiapó, jugando 361 partidos con la camiseta de los atacameños. Todo un emblema de la institución, su partida provocó escozor entre los hinchas e incluso en el Twitter oficial de los copiapinos hasta hace pocos días se podía leer un mensaje de reconocimiento.

“¡Hasta siempre capitán! Wilson Eduardo Piñones Aguirre”, se indicaba en un texto que estaba acompañado de una infografía en la que se destacaba además, su título con Copiapó en 2012 y los 15 goles que convirtió.

“Se dio esto de Calera, el profe Víctor Rivero desde un primer momento me habló de lo que quería hacer. La verdad es que me habló súper bien, fue muy claro en lo que necesitaba, en Copiapó llevaba muchos años, me hubiese gustado seguir pero me llamó la atención lo que me ofrecieron”, afirma Piñones en diálogo con www.primerabchile.cl.

Obviamente, con una larga trayectoria en el club que lo formó, muchos afectos fueron creados a lo largo de los años. La puerta estuvo abierta para continuar, pero de acuerdo con el mediocampista, faltó empeño para llegar a buen puerto.

“En Copiapó no pudieron igualar la oferta, salí por la puerta ancha del club, hablé con todos. La directiva me dijo que quería que siguiera pero bajo las mismas condiciones en las que estaba, no estaba muy cómodo en ese sentido. Me hubiese gustado que se la hubiesen jugado un poco más por la trayectoria que tengo en el club. Si me querían retener, quizás no igualar la oferta pero por último acercar un poco”, comenta.

Además del cariño que siente por el equipo que defendió por más de una década, circunstancias familiares hicieron doblemente compleja su partida e incluso la pusieron en riesgo. “Sufrí la partida de mi padre que falleció en marzo, también la muerte de mi abuela por parte de mamá, en abril. Antes de venir a Calera, mi señora estaba esperando un bebé y también lo perdimos, por ahí se me estaban cayendo los planes”.

Es que la muerte de su progenitor fue un golpe duro. El “Manzana”, como era conocido Wilson Piñones Puelles, le enseñó el amor por el fútbol y por el que ahora es su ex equipo. “Mi papá fue jugador de Regional Atacama, muy conocido en la región. Se resintió mucho la familia en ese sentido, era una persona muy importante al menos para mí. Fue quien me inculcó lo que soy, en el tema futbolístico también me apoyó mucho. Alentaba a Deportes Copiapó porque estaba yo y era amigo del profe Rubén Sánchez”.

Aunque ahora se centra en lo que será su desafío en Unión La Calera, Piñones agradece el apoyo de los hinchas y no se cierra a un futuro regreso. “Con los años uno va formando amistades más que la relación jugador – hincha, vas conociendo a las personas. El apoyo de la gente lo recibo de muy buena forma”, comenta.

“Un capítulo cerrado para nada, como dije salí por la puerta ancha, es de esperar mantenerme muchos años más en el fútbol. Quizás más adelante volver a Deportes Copiapó, terminar mi carrera o quien sabe puedo regresar, hacer una buena campaña y llevar al equipo a primera. Es lo que me hubiese gustado, competir en primera, como institución el club se lo merece”.

Desafío en Unión La Calera: “No tenemos margen de error”

Ya integrado en la disciplina de Víctor Rivero, Piñones sabe que debe luchar por conseguir un puesto es un cuadro que se reforzó con todo para evitar el descenso. Por nombres, hoy, los cementeros tienen uno de los planteles más poderosos de la categoría.

“Desde el primer momento supe que era un desafío. Se conformó un buen plantel, muy buenas personas, me ha tocado compartir con la mayoría y en ese sentido, armar un buen plantel en la parte personas es la base para un buen campeonato, un buen grupo hará que las cosas marchen bien”.

Como un experimentado de la división, Piñones ya tuvo de compañero a Claudio González en el “León”. No es el único nuevo compañero con el que ha compartido. “En Copiapó hicimos muy buena amistad, ubicaba a la mayoría, Viotti, Abán, Giovini, jugadores que son de experiencia, nuestra intención es que nos vaya súper bien, desde el primer partido no tenemos margen de error”.

Y con esa mentalidad la idea es ser protagonistas de la competencia, asumiendo que una campaña de esa naturaleza les permitiría salir del último lugar de la tabla. “Dentro de las cosas que el cuerpo técnico nos ha dicho durante este tiempo, es que la intención es pelear arriba, es un campeonato corto, si tenemos una racha nos podemos meter en la parte alta, eso va a significar que zafemos del descenso que es lo que nos está complicando”.