Cobardía



Compártelo con tus redes y amigos:

Recuerdo las mochas del colegio o las del barrio, las peleas que se armaban para ver quién era el más choro, el más bravo y el que iba a imponer sus términos. Por muy ley de la selva que pareciera, tenía un grado de justicia. No nos gustaba que el grande abusara del pequeño, tenía que ser uno contra uno e, insisto, si había una diferencia brutal en el tamaño de los improvisados púgiles, la norma dictaba que había que proteger al más chico.

La ética de la calle por dura que pareciera tenía su justicia. Pegarle al más chico no era aceptado. PEGARLE AL MÁS CHICO NO ERA ACEPTADO. Todo aquel que entendió esa norma, percibe de inmediato cuando hay un abuso. Cuando el más grande se aprovecha del chico. Los chilenos están cansados de los abusos… Y con razón, si ¡puta madre! Hasta en el fútbol los abusos están a la orden del día.

Entremos al meollo del asunto. Citaré parte del fallo de la Primera Sala del Tribunal de Disciplina de la ANFP contra Colo Colo, luego del show  que montaron para no jugar el partido ante Antofagasta. Se jugó hoy y ganó el cacique (que está complicado con el descenso a la B).

“No puede dejarse de mencionar que es de la mayor gravedad y peligro que toda una delegación, que debía permanecer en estricta cuarentena, se encontrase desde las 9 AM, aproximadamente, en el recinto deportivo en el cual estaba programado el partido con Deportes Antofagasta, más aún si el propio médico del Club Colo Colo, en la solicitud de postergación aludida en el Considerando anterior, señala y reconoce que se suspendió el entrenamiento del viernes 25 de septiembre, “ya que por norma no pueden circular hasta tener resultado PCR con resultado negativo”.  

Agrega que “en este punto, el Tribunal observa una grave falta de debida diligencia del club denunciado, por cuanto debió tomar medidas; tales como, a lo menos intentar que jugadores no sometidos a cuarentena se realicen en forma inmediata test de antígenos para poder ser incluidos en la planilla del partido o plantear formalmente a la ANFP la situación sanitaria a la que se encontraban sometidos, para que el ente organizador del Torneo tomase las medidas que la prudencia y buen criterio aconsejaban, sin exponer a muchas personas al riesgo que, en definitiva, tuvieron”.

“Grave falta”. “Mayor gravedad y peligro”. “Muchas personas”. Conceptos de la primera sala. El presidente de la ANFP, Pablo Milad, corrió para resolver el tema. Para suspender el partido “haciendo uso de las facultades que ostenta”, como establece el propio fallo. Con Deportes Valdivia miró para el lado, quiso pasar máquina.

“Club Deportes Valdivia incumplió los protocolos sanitarios establecidos por la autoridad para el control del Covid-19, presentando deficiencias graves en la trazabilidad de los contagios”, acusó el directorio que encabeza, a través de una declaración pública.

“La gravedad radica en que se puso en riesgo, no sólo la práctica del fútbol, sino que también a la población en general”, remató, algo no tan distinto de lo señalado por el Tribunal de Disciplina para el caso de Colo Colo. Pero ahí, corrió para suspender el partido.

No voy a defender a la directiva de Valdivia, que de que es pichanga, es pichanga. De hecho, hace poco fue multada por incumplimiento de protocolos en los que estuvo incluso su presidente, Jorge Salazar…Eso sí, recuerdo que en la ley de la calle, pegarle al más chico era un acto de cobardía y tenía un nombre mucho más feo que el lector de seguro, ya tiene en su cabeza. Paradojas de la vida, hasta en la calle se encuentra algo extraviado hoy en muchos dirigentes: decencia.

Por Pablo Sepúlveda Zárate
Editor general
Primera B Chile.

LEE TAMBIÉN:

También podría interesarte: Parecen detalles, es puro talento…
Arica, bendita juventud

loading...