Ferry revela más antecedentes de la indisciplina en San Marcos: “No fueron cuatro, fueron cinco”



Compártelo con tus redes y amigos:

Siguen las repercusiones por el caso de los despidos en San Marcos de Arica. En las últimas horas, el presidente del club Carlos Ferry entregó, en diálogo con Radio Cappissima, nuevos detalles de los motivos que tuvo la institución para tomar la medida.

El timonel detalló primero, en que consistió la indisciplina de los ahora ex jugadores de los “Bravos”. “Estamos en cuarentena en ese momento, todavía no existía la restricción vehicular, igual no se podía salir y como estábamos en cuarentena, para que no tuvieran problemas los jugadores jóvenes que no tenían vehículo y que venían a cumplir minutos acá, los dos técnicos están viviendo en Azapa y trajimos a diez jugadores a Azapa, a que vivieran ahí, durmieran ahí, cada uno tenía su pieza y había la persona que siempre nos atiende las delegaciones y les da la alimentación cuando hacemos las concentraciones a todos los jugadores que estaban ahí”, relató.

Agregó que “todo iba normal, terminó esa semana, esto explotó el 3 de agosto, esto empezó una semana antes, como el 27 de julio, 26, más menos. Terminaron los entrenamientos el día sábado, el domingo no entrenaban, tenían su día libre en la parcela, son dos hectáreas, pueden moverse. Después cuando fue la cena, ellos pidieron si podían encender el karaoke para poder divertirse, hasta ahí iba todo bien. Los profes se fueron a sus piezas y seis jugadores más también se fueron, quedaron cuatro. Esto tiene que haber sido entre 10:00 y 10:30 de la noche porque a esa hora se van las personas de cocina. Me contaban ellos que estaban en la cocina y de repente sintieron risas de mujeres, salieron y de la cocina a la puerta de calle por donde se entra, por lo menos hay, deben ser unos ochenta metros, una cuadra de distancia. Salieron a mirar y encontraron a tres niñas que estaban todas risueñas. Dijeron “venimos a la fiesta que nos invitaron””.

Ferry relata además, que el preparador físico luego de consultar quienes las habían invitado, les dijo que no podían entrar, había toque de queda y se les había realizado recién un examen a los jugadores que estaban concentrados en Azapa. Ese día habían entregado los resultados y todos eran negativos. Pese a ello, los futbolistas decidieron salir. Al otro día Hernán Peña, director técnico del equipo supo del incidente. “Estaba indignado”, afirma el dirigente.

El problema no paró ahí. El dirigente expone que una vez se supo la situación, el resto de futbolistas no quiso entrenar hasta comprobarse que no había contagios. “Los jugadores dijeron que ellos no entrenaban hasta que se le hiciera el mismo test a todo el plantel. Estaban en su derecho, se lo hicimos, cada test costaba 30 mil pesos, nos hicieron una rebaja (25 mil pesos), salió sobre el millón de pesos, gastos que no estaban contemplados.”

“Pasaron varios días, estábamos a primero de agosto, llegaron los resultados del test, no estaba ninguno contagiado. El profe estaba muy molesto, reunió a los jugadores y entre todo el plantel de jugadores y el cuerpo técnico, acordaron que los jugadores deberían irse porque estas actitudes eran perjudiciales para el equipo y peligrosas. Ya a una pareja de ellos, los habían botado del departamento por las fiestas que hacían. Yo no estaba muy de acuerdo en que los botáramos a los jugadores, pero el problema es que estábamos en tiempos de pandemia”, indicó Ferry

Prosigue su relato y narra que “los llamamos a terreno a tres de ellos, uno dijo altiro que le dijeran cuando se iba, los otros tres, bueno, se ponen medio añiñaitos, que no nos vamos. Se le comunicó a los tres como el otro se iba a ir y dimos el comunicado de prensa que nos les gustó para nada.”

“Después, como a las tres, cuatro horas después que les comunicamos, ya siendo como las cuatro de la tarde del día tres, me llama el presidente del sindicato, muy enojado, muy molesto por el despido. Tengo muy buenas relaciones con el sindicato, se ha portado muy bien con nosotros en momentos difíciles, le dije a Gamadiel, presidente esta es una situación de pandemia, de seguridad que no se puede tolerar, además que fue un acuerdo que no lo tomé yo, que lo tomó el plantel de jugadores y el cuerpo técnico.

“No, dijo, nosotros conversamos con un jugador que para nosotros es la verdad pura y ustedes están denigrando al futbolista profesional. ¿Por qué?, le dije yo, si ellos cometieron una falta grave. Dijo si no existe tal falta, yo lo que te estoy pidiendo que los reintegres. Le dije no los puedo reintegrar”.

Luego abordaron posibles acciones judiciales: “Cuando llegue el juicio, lo mismo que lo hicimos con el presidente anterior, Carlos Soto, se alegará lo que ustedes tienen que alegar y si es áspero en el momento de los alegatos, exactamente, y después cuando termine esto, seguiremos siendo las personas que nos conocemos“.

Luego entregó más antecedentes, afirmando que hubo más involucrados. “Tres ya firmaron el finiquito, hay uno que es el duro y que dice que va hasta las últimas consecuencias. No sé si el sindicato lo irá a defender o no, porque parece que al sindicato después de contaron la verdad de lo que había pasado y parece que ya no es mucho lo que se puede hacer. En eso estamos, el caso está reducido a una persona, en el fondo no fueron cuatro, fueron cinco pero los que no se nombraron vamos a hacer el pacto de caballeros que les dijimos y no dar los nombres, reconocieron y se van callados y tranquilos“, cerró.

Desde San Marcos de Arica precisaron a nuestro medio que el quinto involucrado no es futbolista, si no que un ahora, ex funcionario del club.

Imagen de archivo.

LEE TAMBIÉN:

También podría interesarte: Hernán Peña confirma: jugadores despedidos de Arica incumplieron el protocolo al ingresar mujeres al lugar de alojamiento
Se viene un cuarto despido en Arica: “Es gravísima la situación, tiene que haber un escarmiento”

loading...