(Opinión) Rangers, jugando con fuego

Compártelo con tus redes y amigos:

Son días negros los que vive Rangers en el torneo de la Primera B. Un equipo sin mística, sin una línea de juego definida y que terminó por alejar al hincha rojinegro del Fiscal de Talca.

Contando hasta los guardias,en el partido con Deportes Santa Cruz, se pudo llegar a los 1.512 espectadores. Una cifra ínfima considerando que otrora, Talca solía ser una de las plazas fuertes del país.

Eso hoy es solo un lindo recuerdo para los antiguos hinchas del cuadro del Piduco. Pero el problema va mucho más allá de una mala campaña o de un “referente” al que se le sale la cadena, es mucho más profundo y serio.

El arribo de la SADP ha sido un suplicio para Rangers. Salvo un “veranito de San Juan” con el ascenso a primera división en 2011 y el buen 2012 peleando un torneo en primera división, todo ha sido fracaso tras fracaso. Y ojo, esos “éxitos”, ascensos y soñar con un campeonato en primera ya se habían alcanzado cuando los clubes estaban en manos de los socios.

Hagamos un poco de historia. Pronto los hermanos Pini se alejaron de Rangers; luego de faltarle el respeto a la historia y tradición del club, los hinchas exigieron su salida. Pero lo que se pensó sería una gran oportunidad para empresarios talquinos, terminó en un nuevo fiasco.

Jorge Yunge -una persona desconocida en el ambiente- puso sus ojos en lo que parecía ser el “negocio fútbol”. Nunca entendió que los patrones que marcan el derrotero tradicional de una institución deportiva están lejos de ser los mismos de los de una empresa tradicional. Se fue con mucha más pena que gloria, terminando por reconocer que además, aún no estaba del todo finalizado el vínculo del club con los hermanos Pini.

Con el cartel de “nuevo salvador” apareció Felipe Muñoz, ex dueño de Deportes Copiapó, equipo que se ha caracterizado por una pasividad a la hora de intentar un proyecto ambicioso. Enhorabuena por el “León”, este año, ya sin Muñoz, eso está cambiando y pelean arriba.

La sordera de quien tiene el control del club lo lleva derecho en picada a la segunda división profesional. Si no se corrige el rumbo, después se llorará sobre la leche derramada.

Lo de la cancha es reflejo de un pésimo manejo en diversas áreas. Hay sordera, dicho está. ¿Un ejemplo? El valor de las entradas, alejado totalmente de la realidad del talquino promedio. Se ha dicho en todos los medios y tonos en Talca, pero no hay caso.

Lo del caso camisetas es otro reflejo del amateurismo en que cayó Rangers. Paradoja, se suponía que la SADP entregaría una administración profesional. Nunca se habló con JOMA y el hincha se sintió totalmente estafado. Con razón. Es más, todavía algunos aseguran que nunca les devolvieron la plata o les llegó una camiseta nueva. A tu gente hay que cuidarla, no maltrarla.

¿Quiere más? Se la dejo picando, pero cerca estuvo de entregarse la galería a la gente de la U en Copa Chile, tal como lo habían hecho los Pini en un partido con O’Higgins. Los hinchas, alertas, evitaron un nuevo bochorno. Para que hablar del supuesto amistoso con público o los esfuerzos -negados por el jugador – de repatriar a Gastón Cellerino.

Y tal como en la época de los Pini, el club es manejado a control remoto, desde la distancia. No hay un proyecto, una meta a la que apuntar, un objetivo. Si hasta el supuesto referente se dio maña para ordenar a su antojo la atención de prensa. Y así suma y sigue…

¿Sabe que es lo más grave? Que el lobby sigue estando en manos de los así llamados “poderosos” que se apropiaron del fútbol chileno. Viajan con políticos, se reúnen con políticos, conversan con ellos. Así, las leyes les favorecen ¿O piensa que es casual que por ley no se pueda volver a las corporaciones deportivas?

Mientras ellos comen en la misma mesa, el hincha sufre, se niega a entrar al estadio pero sufre en sus alrededores. Es el precio que hay que pagar por la ambición de unos pocos…No se trata de un técnico más o un técnico menos, es un modelo el que se resquebraja por todos lados; mientras no se reconozca, se seguirá jugando con fuego y eso, a la larga o la corta, pesa….

Algunos hablan de refundar Rangers y que vuelva a manos de los talquinos. El problema es que cuando compraron al viejo y querido Rangers, compraron más de 100 años de historia, arraigo y tradición y ese sentimiento aunque lo pisoteen y pisoteen sigue estando ahí, es la memoria viva no solo de un club, de una ciudad.

En Chile solo faltaba privatizar el fútbol, lo hicieron, ahora se ven los frutos…

LEE TAMBIÉN:

También podría interesarte: Aunque el descenso apremia, el DT de Rangers sigue pensando en llegar a primera
Deportes Santa Cruz humilló a Rangers en su propia casa