¿Y ahora, hablamos de fútbol?




Compártelo con tus redes y amigos:

“Habla de fútbol hueón”, “te estai piteando la cuenta”, “no mezclen fútbol con política”. “Se nota que eres de izquierda”. Aunque en número reducido, ese fue el tenor de algunos mensajes que nos llegaron hace un par de semanas cuando mostramos las diversas manifestaciones que hinchas de equipos de la Primera B realizaron en el Estadio Nacional contra el régimen de Sebastián Piñera.

Quiero pensar que esa insistencia, llevada en algunos casos al grado de insultar, procede de lo doloroso, cruel y desolador que resulta para cualquiera, mirar la realidad chilena: un país en donde se trata de normalizar la represión en nombre de un “orden” que solo favorece a unos pocos y en el que a diario, utilizando los medios de comunicación y el control del discurso, se criminaliza ya no solo a los hinchas, al trabajador en general.

El fútbol como una droga que te permite escapar a un presente agobiante, con el humano reducido a su condición de consumidor, sin pensamiento propio, incapaz de articular ideas críticas. Sin desarrollo del espíritu. Un ente más de la masa que debe obedecer sin chistar: la esclavitud moderna, como ha expresado tan certeramente el maestro Gastón Soublette, quien dicta cátedras en la “ultraizquierdista” Pontifica Universidad Católica de Chile.

No podemos simplemente mirar para el lado y “hablar de fútbol”. Como si el fútbol se practicara en otro planeta, descontextualizado. Una nueva víctima del accionar de Carabineros -institución cuyo hedor es ya insoportable- vuelve a colocar en el tapete, tristemente, la represión, el abuso, el crimen impune que se instaló hace rato en Chile. Que no fuéramos conscientes de ello, no significa que no estuviese pasando. Revelador es el grito, ¡Chile despertó! en alusión a años y años de adormecimiento y adoctrinamiento de las masas.

Los tiempos de la “droga fútbol” comienzan a ser parte del pasado. No porque no se vaya a jugar más fútbol en Chile, simplemente porque la rebeldía propiciada por los injustos, inmorales y delincuentes que controlan este terruño, estalló y hoy hay consciencia que la unión hace la fuerza. Algunos buscarán acallar las voces -en Curicó sancionaron a quienes colocaron un lienzo denunciando al régimen actual- pero ha quedado claro que lo único que tienen para ofrecer es represión.

Seguiremos hablando de fútbol, sí, pero mientras la injusticia siga campeando en Chile, el fútbol seguirá siendo un campo más de expresión de rebeldía en contra de los opresores de siempre…

…Ahora un pequeño espacio de reflexión y silencio por otro hermano caído…

LEE TAMBIÉN:

También podría interesarte: (Opinión) Abonos visita, esquilmando al hincha
La SADP de Wanderers silencia al presidente de la Corporación en un nuevo aniversario del decano: “Bajeza, poca visión de grandeza”

loading...