(Opinión) “Una programación criminal”



Compártelo con tus redes y amigos:

Son las 12:00 horas del miércoles 27 de octubre y en el Municipal de La Pintana, Miguel Araos hace sonar su silbato para el duelo entre Barnechea y San Marcos de Arica.

En las gradas, las cerca de 500 personas que pese al horario laboral, asisten al compromiso se las ingenian para sortear el calor que se hace sentir. El termómetro se acerca a los 30 grados y el sol causa estragos. El público busca guarecerse de cualquier forma.

Las condiciones climáticas son un verdadero atentado para el desarrollo de un buen juego y, por supuesto, para las familias que quieren presenciar el compromiso. La imagen de una de ellas, junto a su pequeño, bajo un quitasol, atrae la atención de la cámara de Primera B Chile. Simplemente es una aberración jugar a fines de octubre al mediodía. El partido ni siquiera va para la televisión…

Las familias se las ingenian para acompañar a sus equipos pese a la programación: 12 horas en La Pintana, a fines de octubre y con cerca de 30 grados.

En el entretiempo, el público busca la sombra; el baño es el escenario ideal para refrescarse e hidratarse. ¡Como estarán adentro los jugadores! “Es un crimen”, me comenta Roberto Vega, uno de los asistentes al partido, en el momento en que coincidimos buscando algo de hidratación.

El segundo tiempo se desarrolla bajo condiciones similares. Los equipos se esfuerzan pero es evidente que el calor merma las energías. Llega el pitazo final y es un respiro para todos…¡Aguante San Marcos, nos cagamos de calor por ustedes!, gritan desde el sector de la hinchada ariqueña.

Ya en la zona mixta, se nota la exigencia inhumana a la que han sido sometidos los futbolistas. Hay molestia. “Influye en el espectáculo, el que programa yo creo que lo hace en una oficina, sentado y es fácil ahí. Los que entramos a la cancha somos nosotros, gracias a Dios nadie salió enfermo”, dispara el mediocampista de Arica, Christian Pavez.

Me queda una sensación amarga, ingrata: “Pregonan el retorno a los estadios por parte de la familia, pero en los hechos, simplemente la alejan”, pienso…

A esas alturas, los estoicos hinchas ya han abandonado mayoritariamente el Municipal de La Pintana. Su experiencia estadio ha estado lejos de ser amigable.

Los hinchas ingeniándoselas para protegerse del sol en el partido que se jugó al mediodía en La Pintana entre Barnechea y San Marcos.

LEE TAMBIÉN:

También podría interesarte: “Es necesario, urgente y oportuno contar con el Var en la Primera B”
San Luis de Quillota y el fracaso de la administración a distancia

loading...